Hola

Mi nombre es Francys, pero muchos me llaman Lula, crecí entre telas, agujas y patrones, y aunque estudié Educación y posteriormente hice una Maestria en Antropologia mi pasión por la costura me ha acompañado toda la vida. En el 2014 tuve que emigrar de mi país Venezuela y comenzar de nuevo, fue entonces cuando mi hobby se fue convirtiendo poco a poco en mi trabajo soñado. 

Conoce un poco más de mi historia

¿Cómo fué que inició todo?

Desde pequeña he tenido el amor a la costura, recuerdo ver a mi abuela hacer munecas de tela con retazos y a mi mamá transformando cualquier ropa vieja, y por supuesto, yo era la modelo de ambas, ellas pasaban horas cosiendo, sin embargo, no me dejaban siquiera tocar las máquinas, mi único disfrute permitido era verlas coser.

Un dia, cuando tenia 12 años, pude sentarme frente a una hermosa Singer antigua, comencé a coser retazos de tela aunque en secreto, cada vez que mi mama no estaba en casa yo aprovechaba de practicar, por mucho tiempo fui autodidacta, ya que no existían aplicaciones como Youtube para ver tutoriales, yo solo imitaba los gestos que recordaba de mi abuela: el pie en el pedal, el ritmo al coser, la precisión, enhebrar agujas, etc. Claro que fue difícil y frustrante al principio, pero era mucho más fuerte mi pasión. Aquella máquina fue mi mejor amiga, en ella aprendí no solo a coser, sino a cultivar la paciencia, a amar lo que haces, a fracasar e intentarlo de nuevo.

El secreto no duró mucho, pero en lugar de castigarme me incentivaron a continuar aprendiendo, fue mi nana Tomi, quien es modista de profesión, la persona que me brindó todos los conocimientos técnicos. Ella me cuidaba mientra mi mama trabajaba y se tomó el tiempo de enseñarme lo que una chica adolescente podía aprender, hoy en dia, a pesar de la distancia, mami Tomi le da luz y sabiduría a mi taller.

Ahora tengo 33 años, hace más de 5 años que decidí expandir mis horizontes y salir de mi país como muchos venezolanos y comenzar otra vez,  me case y junto a mi pareja planeamos formar una familia más adelante. Ambos compartimos el amor a la naturaleza y la responsabilidad con el planeta, es por eso que procuramos reciclar lo más que podemos, reducir el uso de plásticos, y constantemente investigamos alternativas sustentables para poner en práctica.

Descubriendo mi Talento

¡Nace Lula Pads!

En el 2017 luego de investigar los beneficios de los pañales de tela me crucé con un artículo sobre las toallas femeninas reusables, comencé a hacer ensayos y fueron tan satisfactorios que luego de 6 meses ya estaba recibiendo órdenes personalizadas de amigas y familiares. En septiembre de ese año nace oficialmente en Facebook LULA PADS, una tienda inspirada en mi familia y en el amor a la madre tierra.

Con los años mi taller ha pasado de ocupar un pequeño rincón de costura, a ser un área amplia y completamente acondicionada, de tan solo tener una máquina doméstica ya  disponemos de 6 máquinas que cumplen diversos trabajos, y de un emprendimiento personal donde trabajaba sin ayuda, hoy somos un pequeño equipo de trabajo con diferentes funciones pero bajo una misma filosofía.

Han sido unos años de aprendizaje y de reinvención constante, encontrar proveedores de materia prima de buena calidad, ajustar los diseños a las necesidades del cliente, estudiar el mercado, aprender de Marketing, dominar las redes sociales, manejar las finanzas, hacer procesos de empaquetado y distribución con el menor impacto ambiental, etc., todo ello tomó tiempo y paciencia, sin embargo en Lula Pads lo hacemos con mucho gusto porque nuestra filosofía es ofrecer Calidad, Sostenibilidad  y Funcionalidad.

¡Gracias!

Cuando compras un producto de Lula pads estás apoyando un sueño, además estas siendo responsable contigo y con tu planeta.